El mundo se ha reído siempre de sus propias tragedias, como único remedio para soportarlas (O.Wilde)

«Si ayudas a alguien a reír, le estás ayudando a vivir» (Robert Holden)

Hubo tiempos y lugares -aún los hay- en los que lo sensato y maduro era permanecer serio/a y taciturno/a. La risa y el buen humor frecuente se asociaban a la frivolidad y la inmadurez. Afortunadamente, las investigaciones han avalado algo que la sabiduría popular intuía y hoy la ciencia demuestra: reír es saludable.

Sin embargo, conforme cumplimos años y se nos supone más sabios, perdemos la espontaneidad de dejarnos llevar por la risa, de buscar la carcajada o de encontrar la parte cómica a las situaciones. Según crecemos sonreímos cada vez menos: mientras los niños lo hacen unas 300 veces al día, se estima que los ancianos sonríen menos de 80 veces diarias. Incluso algunas personas no sonríen nunca y no consideran que esto sea necesario.

 

Pero… ¿por qué la risa es saludable?

Cuando reímos, el cerebro emite una información necesaria para activar la segregación de endorfinas, específicamente las encefalinas. Estas sustancias, que poseen unas propiedades similares a las de la morfina, tienen la capacidad de aliviar el dolor, e incluso de enviar mensajes desde el cerebro hasta los linfocitos y otras células para combatir los virus y las bacterias. Las endorfinas desempeñan también otras funciones entre las que destaca su papel esencial en el equilibrio entre el tono vital y la depresión. Además se ha demostrado que la risa puede inducir una elevación de la actividad de los linfocitos NK y mejorar el estado inmunológico.

 

¿Risa y enfermedad son compatibles?

Tal vez no nos suponga mucho esfuerzo estar de acuerdo con las bondades de la risa, pero quizá trasladarnos a un entorno donde convivan la muerte, la enfermedad o el dolor con la risa, nos suponga algo más de esfuerzo. O quizá podamos fácilmente imaginarnos la escena, pero con unos protagonistas muy concretos, los niños.

Y, ¿qué pasa con los adultos hospitalizados?, ¿no se benefician de la risa por igual? 

La presencia de los clown en los Hospitales es descrita por los pacientes, familiares e incluso profesionales como positiva. Sin embargo, se limita a visitas periódicas en Hospitales infantiles cuando los efectos del humor son positivos también para los pacientes adultos y el resto de personas presentes en un Hospital.

La necesidad de convertir la medicina en una ‘ciencia seria’ ha hecho que durante los últimos siglos se dejara un poco de lado la interpretación de los estados de ánimo y sentimientos de los pacientes. Algunos profesionales temen que el humor se interprete como frivolidad o falta de profesionalidad, por lo cual limitan su uso como arma terapeútica. Sin embargo los estudios demuestran que el estado de ánimo influye en nuestra salud, que es importante tenerlo en cuenta y es saludable fomentar la risa y el buen humor entre los/as pacientes.

Hay momentos y situaciones que no son de risa, pero el buen humor es imprescindible para poder sobrevivir en esas situaciones tanto para los enfermos, como para las familias y los profesionales. Así pues, la función del clown más que hacer reír es aportar una dosis de optimismo, alegría, ternura y esperanza dentro de una situación dramática como es la enfermedad. Aunque el sentido del humor no solucione ningún problema por sí mismo, puede cambiar la forma de abordar ese problema o la propia enfermedad.

Según el Dr. Ricarte, médico de familia y actor clown, el optimismo, alegría, ternura o esperanza que los clowns transmiten en sus intervenciones durante sus visitas a los pacientes pediátricos, también podrían ser transmitidas por los profesionales sanitarios durante todo el tiempo de contacto que tienen con los/as pacientes.

“Es una función que también podemos incorporar en nuestro quehacer. La cuestión no es convertirnos en clown y ponernos la nariz (aunque no estaría nada mal) si no saber transmitir los sentimientos mencionados, comunicarnos mejor o abordar los problemas desde el punto de vista que el humor nos permite” (Ricarte, 2005) 

Además, El Dr. Sanz Ortiz, médico del Servicio de Oncología Médica y Cuidados Paliativos, recuerda que el trato con los pacientes crea tensiones que conducen al estrés, generando sentimientos de desesperanza y disminuyendo la capacidad de ayudar de los profesionales sanitarios. Por ello señala que compartir sonrisas en los momentos adecuados puede ser un poderoso antídoto que sirve tanto al profesional como al paciente en los momentos difíciles. 

La risa y el llanto se contagian. Las emociones del profesional de la salud, positivas o negativas, terminan afectando al enfermo, y viceversa. La sonrisa es la más contagiosa de las señales emocionales, y el hecho de sonreír alienta los sentimientos positivos. La risa ayuda al cuerpo a seguir adelante con la tarea de vivir.

Según Sanz (2002) el sentido del humor no nos devolverá lo perdido, pero nos ayudará a recobrarnos de la pérdida. No cambiará las cosas de modo permanente, pero hará que todo vaya bien durante algunos instantes. El humor nos mantiene equilibrados en situaciones difíciles; en momentos decisivos como el de la muerte, el sufrimiento y la enfermedad es beneficioso para la persona que pasa por la dura prueba, y también para los que la rodean.

 

La risa es como el limpiaparabrisas de un coche, que no evita la lluvia pero nos permite ver (Sanz, 2002)

  • Fuentes:
    • Ricarte JI. Que comience el espectáculo. Index Enferm. 2005; 51:74-75.
    • Sanz Ortiz J. El humor como valor terapéutico. Med Clin 2002; 119:734-7.
    • Ricarte JI. Sentido del humor y fundamentos clown como herramientas en los Cuidados Paliativos. Med Pal 2008; 3:171-174.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s