“Indudablemente, nadie se ocupa de quien no se ocupa nadie” (T. Jefferson)

El que pudiendo no favorece al que está en peligro, ayuda a matarlo (Séneca)

Seguramente la mayoría de vosotras/os, como yo, habéis visto en los últimos días un video que, como mínimo os habrá puesto los pelos de punta o al menos habrá hecho que abráis los ojos como platos. Me refiero al video que nos muestra la escena de una niña de 2 años, atropellada varias veces por una furgoneta. Por si esta escena no resultase ya escalofriante de por sí, el video también nos muestra cómo la niña permanece inconsciente, tendida en el suelo, mientras varios viandantes pasan por su lado sin prestarle ningún tipo de ayuda.

(advierto que las imágenes pueden herir la sensibilidad de algún/a lector/a)

En alguno de los momentos en que este video era retransmitido en televisión, me encontraba viendo las escenas acompañada de gente,  y eran frecuentes los comentarios del tipo: “¿A dónde hemos llegado?”, “nos estamos volviendo locos”, “la sociedad está perdiendo sus valores”. Y claro… yo, mientras tanto, no podía evitar pensar que este tipo de comportamientos no es nada nuevo, no tiene nada que ver con nuestro momento actual, no tiene nada que ver con “la sociedad del siglo XXI” es un comportamiento estudiado desde hace mucho tiempo desde la Psicología Social…  Enseguida me vino a la cabeza el caso de Kitty Genovese: Mientras un solo hombre atacaba y apuñalaba a Kitty Genovese durante unos 45 minutos, 38 testigos que presenciaron el incidente, no hicieron nada por evitarlo. ( click si quieres más información) Este suceso inició toda una investigación sobre la “conducta de ayuda” y dio lugar al conocido en psicología como “efecto espectador”.

En el momento del asesinato de Kitty Genovese (1964, curiosamente plena época hippy) la opinión social era exactamente la misma que en estos días: “la sociedad se está deshumanizando”, “el hombre moderno es un hombre egoísta”… y los psicólogos sociales empezaron a investigar sobre cuáles son los factores que favorecen u obstaculizan la conducta de ayuda (Latané y Darley, 1968). Los resultados que se derivaron de esta investigación, y de las que vinieron después, son perfectamente aplicables ahora al caso de la niña atropellada, o al de las peleas callejeras en las que nadie interviene, o al de las palizas a vagabundos que nadie frena, o al de la vecina que grita en lo que parece un caso de violencia de género que nadie denuncia… (si nos damos una vuelta por san google encontramos casos reales que lo ejemplifican)

Una de las conclusiones más evidentes de las investigaciones en este campo, tiene que ver con la “dilución de responsabilidad“.  Los investigadores encontraron que la ayuda tiene lugar sólo cuando el potencial donante de la ayuda se considera responsable de lo que  suceda. Encontraron que, las personas se sienten responsables de lo que sucede, cuando se encuentran solas ante la escena que requiere de su ayuda (y en el 100% de los casos la prestan). Sin embargo, cuando hay otros testigos presentes, la persona diluye su responsabilidad bajo la creencia de que “los otros ayudarán”.

Las investigaciones posteriores han encontrado que también entran en juego otros factores a la hora de decidir prestar ayuda o no. Entre otros se encuentran:

  • La disponibilidad de tiempo: un curioso experimento de Darley y Batson (1977) llevado a cabo con seminaristas, demostró que aquellos seminaristas que llegaban tarde a dar un sermón (curiosamente sobre la parábola del buen samaritano) no se paraban a ayudar a un viandante que caía desplomado frente a ellos, mientras que aquellos que llegaban con tiempo de sobra a dar su sermón, sí lo hacían.
  • Las características de la víctima: tendencia a ayudar a aquellas personas que nos resultan similares (edad, raza, estatus, sexo,…) siempre y cuando consideremos que la persona no es responsable de la situación que está viviendo por la que necesita ayuda (Los “él/ella se lo ha buscado” son malos predictores de la conducta de ayuda)

Os dejo otro video donde se replica un experimento de este tipo:

Curiosamente en el caso de la niña atropellada, la única persona que prestó ayuda -a diferencia de los 18 testigos que la vieron- fue una indigente… ¿lo hizo por su propia experiencia de que “los otros” nunca ayudan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s