Una cosa es estar vivo/a; otra bien distinta es vivir la vida (Erich Fromm)

“Cuanto más te enfocas en el tiempo pasado y futuro, más te pierdes el ahora. Ahora es todo lo que hay; lo único que hay. El presente es el espacio dentro del que se despliega tu vida, el único factor que permanece constante. La vida es ahora. No ha habido nunca un momento en que tu vida no fuera ahora, ni lo habrá jamás.”  ECKHART TOLLE.

El Aquí y el Ahora son la base de la Psicología de la Gestalt. El concepto hace referencia al trabajo con el momento presente. Toda experiencia ocurre y transcurre en el aquí y ahora. Pero, en general, no estamos en contacto con el momento presente y, por lo tanto, vivimos en una fantasía socialmente acordada, anclada en el pasado o proyectada hacia el futuro, pero una fantasía al fin y al cabo

Nuestra cultura en particular fomenta el pre-ocuparse y no el ocuparse y de esa manera niega el momento presente

Estamos habituados/as a tener la atención dirigida hacia afuera, para percibir con la mente todo aquello que es exterior a  nosotros/as.

Dejamos que nuestra mente interprete cómo es el mundo y cómo somos nosotros/as mismos/as. Viajamos al pasado a recorrer una y otra vez aquellos eventos donde nos quedamos atascados/as, aquello que no resolvimos, aquello que no funcionó. Repasamos el dolor y reproducimos diálogos interminables de lo que podríamos haber hecho (o no hecho) y lo que deberíamos haber dicho (o callado)… Y luego nos pasamos la vida anhelando ser aquello que no somos, tener aquello que no tenemos y sufriendo porque nuestra mente también decide que no podemos alcanzarlo antes de ponerse a intentarlo.

Es fundamental vivir cada minuto, cada “ahora” como el momento más importante de la vida, esa manera de vivir será la única que nos asegure el disfrute durante el camino. De esa manera viviremos plenamente y con conciencia de lo que hacemos, de con quién y dónde estamos…

“Muchas personas se pierden

las pequeñas alegrías de la vida,

mientras aguardan la Gran Felicidad”

(Pearls S. Buck)

Cuando trato el tema de la atención a pacientes terminales, siempre surgen comentarios a cerca de cómo las personas que ven cercano el final de sus vidas comienzan a aprovechar más el tiempo, a saborear cada segundo de manera más intensa. Hacen especial lo cotidiano! 

Pero… ¿por qué esperamos tanto para disfrutar de lo cotidiano?

Podemos empezar desde hoy mismo a sorprendernos y emocionarnos con las pequeñas maravillas de la vida, a darnos cuenta desde ya que cada día está lleno de cosas especiales, de personas que comparten minutos, días o años que llenan cada día de significados.

No se trata de acelerar la vida ni de comenzar una batalla contra-reloj, se trata de vivir cada momento con serenidad, equilibrio y disfrutar de cada aprendizaje que podemos extraer.

“ACUÉRDATE DE PREGUNTARTE SIEMPRE A TI MISMA/O: 
¿QUÉ PUEDO APRENDER DE ESTO?
LA RESPUESTA QUIZÁ HAGA QUE CADA EXPERIENCIA VALGA LA PENA”

Este minuto que estás empleando en leer es único. Es uno de los miles de millones de minutos de los que está compuesta nuestra vida. El próximo minuto es fruto de tus decisiones de este minuto. Puedes dedicarlo a pensar en los minutos que ya pasaron o a imaginar cómo serán los minutos siguientes… o hacer algo con ESTE minuto. Tú decides dónde enfocar tu energía…

Hagamos una pausa y llenemos de experiencia cada minuto

Fuentes:

Perls, F. (2007) Terapia Gestalt. Pax Mexico

Galindo, L., Kogan, M. (2010) El próximo minuto. Madrid: Plataforma Ed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s